Logo de Destakados.com
guia bloqueador solar

Guía de uso de protector solar: beneficios, cómo aplicar y todo lo que debes saber

El sol es una fuente de vida, pero también puede ser un enemigo para la piel. La exposición excesiva y sin protección a los rayos ultravioleta puede causar quemaduras, manchas, arrugas y cáncer de piel. Por eso, es fundamental adoptar medidas de prevención para cuidar la salud y la belleza.

Según datos del Organismo Mundial de la Salud, en 2020 se registraron 18.881 nuevos casos de cáncer de piel tipo Melanoma en Latinoamérica y el Caribe, mientras que 5.657 personas perdieron la vida en la región a causa de la enfermedad. La cifra mundial fue de 324.635 nuevos casos y 57.043 fallecimientos en ese periodo.

En esta guía, te explicamos todo lo que debes saber sobre el uso de protector solar: qué son los protectores solares, cómo funcionan, qué significan las siglas más usadas en estos productos, quiénes deben usarlos y si tu color de piel influye en tu vulnerabilidad al sol.

¿Qué es un protector solar y cómo funciona?

Un protector solar es un producto que se aplica sobre la piel para protegerla de los rayos ultravioleta (UV). Estos protectores, también llamados bloqueadores, funcionan de dos maneras: reflejando o absorbiendo los rayos UV.

Los protectores solares que reflejan los rayos UV se llaman físicos o minerales, y contienen ingredientes como óxido de zinc o dióxido de titanio, que crean una barrera física en la piel, reflejando los rayos UV antes de que puedan penetrar. Son ideales para personas con piel sensible y ofrecen protección inmediata después de la aplicación.

Los bloqueadores solares que absorben los rayos UV se llaman químicos u orgánicos, y contienen ingredientes como avobenzona o octinoxato. Estos protectores solares absorben los rayos UV, transformándolos en calor y liberándolos de la piel. Estos protectores suelen ser más ligeros y fáciles de aplicar, pero es necesario esperar unos 20 minutos antes de exponerse al sol para obtener la máxima protección.

Glosario de siglas de protectores solares

Entender la información que viene en los protectores solares te ayudará a elegir el más adecuado para tu cuerpo.

Te presentamos el glosario de siglas más utilizadas en estos productos.

Protección UV

UV es el acrónimo de "Radiación Ultravioleta". Se divide en tres categorías, según su longitud de onda:

  • UVA (rayos ultravioleta A). Es responsable del bronceado, pero también del envejecimiento prematuro de la piel, la aparición de arrugas, manchas y pérdida de elasticidad.
  • UVB (rayos ultravioleta B). Es responsable de las quemaduras solares, que pueden causar dolor, inflamación, enrojecimiento y ampollas.
  • UVC (rayos ultravioleta C). Es la más peligrosa, pero también la que menos llega a la superficie terrestre, ya que es absorbida por la atmósfera

SPF o Factor de Protección Solar

El SPF o Factor de Protección Solar es una medida de cuánta radiación UV se requiere para producir quemaduras solares en la piel protegida (es decir, en presencia de protector solar) en relación con la cantidad de radiación UV requerida para producir quemaduras solares en la piel desprotegida. En otras palabras, el SPF es una medida relativa de la cantidad de protección contra las quemaduras solares que proporcionan los protectores solares y se expresa con un número. Cuanto mayor sea el SPF, mayor será la protección. Por ejemplo, los protectores solares con SPF 30 brindan más protección contra las quemaduras solares que los protectores solares con SPF 15.

Espectro

El espectro es el rango de radiación UV que cubre el protector solar. Hay protectores solares que solo protegen de la radiación UVB, y otros que protegen tanto de la radiación UVB como de la UVA. Estos últimos se llaman bloqueadores solares de amplio espectro o de espectro completo, y son los más recomendables.

¿Quién necesita protector solar?

Todas las personas necesitan protector solar para proteger su cuerpo. Su uso ayuda a prevenir el cáncer de piel, una enfermedad que puede afectar a cualquier persona, independientemente de su edad, sexo o tono de piel.

¿Cómo me aplico el protector solar?

Para aplicar un protector solar correctamente, debes seguir estos 6 pasos:

  1. Agitar bien el envase antes de usarlo.
  2. Aplicar una cantidad generosa sobre la piel seca, al menos 15 minutos antes de exponerse al sol.
  3. Cubrir todas las zonas expuestas al sol, incluyendo la cara, el cuello, las orejas, los brazos, las piernas y el dorso de las manos.
  4. Extender el protector solar de forma uniforme, sin dejar zonas sin cubrir o con exceso de producto.
  5. Reaplicar el protector solar cada dos horas, o después de sudar, nadar o secarse con una toalla.
  6. Evitar el contacto con los ojos, la boca y las heridas

¿Qué tipos de pieles necesitan que se les aplique protector solar?

Las personas de todos los tipos de piel deben protegerse del sol para evitar lesiones cutáneas, pese a que la piel oscura es mucho menos propensa a quemarse y puede ser más difícil detectar daños solares en ella.

La escala de Fitzpatrick mide la probabilidad de que una persona sufra daños solares en función de su tono de pie y características de esta.

Existen 6 tipos de piel, según la escala de Fitzpatrick:

  • Tipo I: piel muy clara, con pecas, cabello rubio o rojo, y ojos claros. Esta piel se quema fácilmente, nunca se broncea, y tiene un alto riesgo de daños solares.
  • Tipo II: piel clara, con cabello rubio o castaño, y ojos claros o medios. Esta piel se quema con facilidad, se broncea poco, y tiene un alto riesgo de daños solares.
  • Tipo III: piel intermedia, con cabello castaño o negro, y ojos medios u oscuros. Esta piel se quema moderadamente, se broncea gradualmente, y tiene un riesgo moderado de daños solares.
  • Tipo IV: piel morena, con cabello negro, y ojos oscuros. Esta piel se quema raramente, se broncea fácilmente, y tiene un bajo riesgo de daños solares.
  • Tipo V: piel oscura, con cabello negro, y ojos oscuros. Esta piel se quema muy raramente, se broncea muy fácilmente, y tiene un riesgo muy bajo de daños solares.
  • Tipo VI: piel muy oscura, con cabello negro, y ojos oscuros. Esta piel nunca se quema, se broncea muy intensamente, y tiene un riesgo mínimo de daños solares.

¿Cuándo debo utilizar protector solar?

Debes usar protector solar todos los días, sin excepción. Aplícalo en todas las áreas expuestas de la piel, incluso cuando no estás al aire libre, ya que el sol también penetra a través de las ventanas, los cristales o las pantallas.

Aplica protector solar al menos 15 minutos antes de salir al sol. Reaplica cada dos horas y después de nadar o sudar, para asegurar una protección efectiva. Si planeas estar al aire libre por un tiempo prolongado, usa ropa protectora y busca sombra para reducir la exposición directa.

Guía de uso de protector solar: beneficios, cómo aplicar y todo lo que debes saber

¿Debo usar protector solar en invierno o cuando está nublado?

Sí, debes usar protector solar en invierno y en días nublados. Las nubes no bloquean completamente la radiación UV, por lo que tu piel aún está expuesta.

Durante el invierno, la luz solar reflejada por la nieve aumenta incluso la exposición a los rayos UV. Por lo tanto, aplicar protector solar es esencial incluso cuando el clima no parece soleado.

¿Qué cantidad de protector solar debo utilizar?

Como regla general, utiliza una onza (un puñado) de protector solar para cubrir todo el cuerpo. Utilízalo en todas las partes de la piel expuestas al sol, incluidas las orejas, la espalda, los hombros y la parte posterior de las rodillas y las piernas. Aplica una capa gruesa y abundante.

Para la cara, utiliza una cantidad equivalente a una cucharadita. Cubre bien la frente, las mejillas, la nariz, el mentón y el cuello. No te olvides de los labios, que también se queman. Usa un bálsamo labial con FPS.

¿Qué tomar en cuenta al comprar un protector solar?

Al comprar un protector solar, debes tener en cuenta 3 aspectos cruciales para una protección efectiva. El primero es optar por un protector solar con un FPS de 30 o más. Esto asegura una defensa adecuada contra los dañinos rayos UVB, responsables de las quemaduras solares.

Elige, a su vez, un protector solar de amplio espectro para abordar tanto los rayos UVA como los UVB. Esto garantiza una protección más completa y ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro de la piel y el riesgo de cáncer.

Finalmente, busca un protector solar resistente al agua, especialmente si planeas nadar o sudar. Esto asegura una protección continua incluso en condiciones de humedad.

¿Puedo utilizar el protector solar que compré tiempo atrás?

La eficacia de los ingredientes protectores disminuye con el tiempo, y utilizar un producto comprado tiempo atrás no proporcionará la defensa necesaria contra los rayos UV. Por ello, desecha las cremas solares caducadas. Si compras un protector solar que no tiene fecha de caducidad, escribe la fecha de compra en el envase. Tira el envase cuando hayan pasado tres años desde la fecha de compra.

Pero si tienes dudas sobre cuándo lo compraste, el aspecto del producto puede indicar si el protector solar está en buen estado o no. Desecha un protector solar si presenta alguno de estos signos de deterioro: cambio de color, separación de fases, cambio de textura o cambio de olor.

¿Puedo usar protector solar de cuerpo en la cara?

Puedes usar protector de cuerpo en la cara, pero no es lo más recomendable. Al igual que los protectores solares labiales están formulados para los labios, los protectores solares faciales están formulados específicamente para el rostro. En general, son fórmulas más suaves, ligeras y fáciles de absorber porque la piel del rostro es más delicada.

Los bloqueadores solares de cuerpo, en cambio, suelen tener fórmulas más densas, pesadas y difíciles de extender, que suelen obstruir los poros, causar brillos, granitos o irritaciones en la piel del rostro. Además, los protectores solares de cuerpo tienden a tener ingredientes que no son adecuados para la piel del rostro, como perfumes, colorantes o conservantes, que a veces provocan alergias o sensibilidades.

¿Los protectores solares son realmente efectivos?

Sí, los protectores solares son realmente efectivos. Según la escuela de medicina de Johns Hopkins, los protectores solares son una de las formas más simples y eficaces de proteger la piel en cualquier etapa de la vida. Si se utilizan con regularidad, ayudan a prevenir quemaduras solares, el desarrollo de cáncer de piel y el envejecimiento prematuro.

¿Cómo debo tratar una quemadura solar?

Una quemadura solar es una lesión en la piel causada por una exposición excesiva a los rayos UV. Si has sufrido una quemadura solar, debes aplicar compresas frías o tomar baños frescos para aliviarla y reducir la inflamación.

A continuación, bebe mucha agua y usa una crema hidratante suave para mantener la piel hidratada. Evita productos con alcohol, ya que suelen empeorar la sequedad.

Viste ropa suelta y de tejidos ligeros para reducir la fricción en la piel afectada, y evita rascarte el área afectada, ya que es posible que cause infecciones y daño adicional.

Si es necesario, toma analgésicos de venta libre, como ibuprofeno, para aliviar el dolor y reducir la inflamación. Y si la quemadura es muy grave, con ampollas extensas o síntomas como fiebre, busca atención médica.

¿Te puedes broncear mientras usas protector solar?

Te puedes broncear mientras usas protector solar, siempre que lo uses correctamente. El protector solar no bloquea por completo los rayos UV, sino que los filtra, reduciendo la cantidad que llega a la piel. Esto hace que el bronceado sea más lento, pero también más seguro y duradero.

Recuerda que el bronceado es una señal de que la piel ha sufrido un daño, y que no existe un bronceado seguro al 100%. Usando protector solar correctamente, se puede conseguir un bronceado saludable, sin poner en riesgo la piel ni la salud.

¿Cómo evito que el protector solar me moleste los ojos al hacer ejercicio?

A veces, el sudor, el agua o el viento hacen que el protector solar se deslice por la frente o las mejillas y entre en contacto con los ojos, provocando irritación, ardor, lagrimeo o visión borrosa. Para prevenir estos problemas, elige un protector solar específico para el rostro, que sea más ligero, resistente al agua y al sudor, y que no contenga ingredientes que puedan irritar los ojos, como perfumes, alcohol o conservantes.

Aplica el bloqueador solar con cuidado, evitando la zona del contorno de los ojos, las cejas y el nacimiento del cabello. Usa una cantidad moderada y extenderla bien, sin dejar excesos que puedan gotear.

Llevar un pañuelo o una toalla para secarse el sudor también es útil. Debe hacerse con cuidado de no frotarse los ojos ni arrastrar el protector solar hacia ellos.

¿El uso de protector solar limita la cantidad de vitamina D que obtengo?

El uso de crema solar limita la cantidad de vitamina D que obtienes, pero es crucial encontrar un equilibrio para proteger tu piel y mantener niveles saludables de vitamina D.

La vitamina D es un nutriente esencial para la salud de los huesos, los músculos y el sistema inmunitario. La crema solar no impide la producción de vitamina D, sino que la reduce, al filtrar parte de los rayos UV que llegan a la piel. Esto hace que la síntesis de vitamina D sea más lenta, pero también más segura, ya que se evita el exceso de radiación.

Además, puedes obtener vitamina D a través de la dieta (pescado azul, huevos, lácteos, entre otros) y, si es necesario, considera suplementos bajo supervisión médica.

Consejos adicionales para proteger tu piel del sol

El protector solar no es suficiente por sí solo, y se deben seguir otras medidas de protección solar para evitar daños en la piel. Estos son 5 consejos adicionales que te ayudarán a proteger tu piel del sol:

  • Vestir ropa de manga larga, sombreros de ala ancha y gafas de sol para cubrir áreas expuestas. Esto proporciona una capa adicional de protección.
  • Permanecer en la sombra tanto como sea posible, especialmente durante las horas pico de radiación solar entre las 10 a.m. y las 4 p.m.
  • Limitar el tiempo al sol, especialmente en casos de piel sensible o propensa a quemaduras.
  • Mantenerse bien hidratado, ya que la hidratación adecuada ayuda a mantener la salud de la piel.
  • Consumir alimentos ricos en antioxidantes, como frutas y verduras, para fortalecer la defensa natural de la piel contra el daño solar.

En breve

El uso de protector solar es una medida indispensable para cuidar la piel y la salud. Te protege de los rayos solares, que te pueden causar quemaduras, envejecimiento prematuro y cáncer de piel. Para elegir y aplicar el protector solar adecuadamente, debes tener en cuenta tu tipo de piel, tu nivel de exposición al sol y tus preferencias personales. Por último, debes recordar que el protector solar no es suficiente por sí solo, y que debes complementarlo con otras medidas de prevención, como buscar la sombra, usar ropa protectora y evitar las horas de mayor radiación.


Artículos relacionados:

guia bloqueador solar
Guía de uso de protector solar: beneficios y cómo aplicar